Inicio  > Centros  > Golf Video Escuela  > Blog  > Técnica > La Potencia y la Velocidad del Swing
 
 
 La Potencia y la Velocidad del Swing

Como describe Craig Davies en su libro "Anatomía del Golfista", en la prehistoria del golf —cualquier momento hasta hace tan solo unos pocos años—, una de las mayores equivocaciones del jugador medio, y, a veces, incluso de los de alto nivel y de los entrenadores, era creer que la potencia y la velocidad del swing las generaban predominantemente los brazos.

 

Dado que el swing es un movimiento muy rápido, los profesores y alumnos podían identificar solo lo que sus ojos eran capaces de ver. Estas ideas han cambiado drásticamente desde la llegada de la tecnología moderna. Con la realización de los estudios de biomecánica y las nuevas cámaras de video de alta velocidad se puede analizar minuciosamente el swing y conocer cómo se genera la potencia y la velocidad. Actualmente se puede afirmar que la acción de brazos y manos respecto al movimiento del palo —salvo en alguna ocasión muy puntual— juegan un papel prácticamente pasivo en el desarrollo y ejecución reales de un swing moderno. Y ¡sí! participan de forma mucho más activa otros grupos de grandes músculos superiores, como los redondos menor y mayor, infraespinoso, romboides, dorsales y oblicuos, y músculos inferiores, como aductores y cuádriceps.

Otro de los precursores del swing atlético es el considerado "Maestro de Maestros": David Leadbetter. Ya explicaba en su best seller, "El Swing de Golf", que escribió en 1992, cómo conseguir más velocidad y mayor potencia en el swing, cuando los músculos mayores del cuerpo controlan los músculos menores de brazos y manos, y lo asemejaba al perro moviendo la cola, en vez de la cola moviendo al perro, siendo una de sus frases preferidas: "el swing atlético proporciona más potencia con menos esfuerzo".

 
 
Índice